La psicóloga infantojuvenil es la profesional que se encarga de analizar el comportamiento del niño y de la niña, desde su nacimiento hasta su entrada en la adultez. Evalúa, diagnostica e interviene, tanto a nivel individual como a nivel familiar, para proporcionar estrategias que garanticen el adecuado desarrollo del niño y de la niña.

La Psicología infantil y juvenil tiene como objetivo lograr establecer en el niño, la niña o adolescente una autoestima sana, estimular su desarrollo, y dotarle de herramientas eficaces para convertirse en su mejor versión de adultos y adultas.

Sin embargo, la psicóloga infantojuvenil no sólo trabaja a nivel individual o grupal con el menor. La implicación y el trabajo con las familias es un elemento crucial, orientándoles y formándoles para que sepan comprender y lidiar con las necesidades que pueda presentar su hijo o hija.

Atiende necesidades tales como: problemas emocionales, sociales o familiares, problemas de comportamiento, falta de habilidades sociales, problemas de autoestima, TDAH (Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad), trastornos de apren-dizaje (dislexia, discalculia, etc.), traumas, miedos y fobias.